Isaías 40, los primeros versos

El texto masorético traducido con nuevos ojos en algunos pasajes:

1. “¡Que mucho consuelen al pueblo mío!”, dice vuestro Dios.
2. “Habladle con el corazón, ¡oh, Jerusalén! y proclamad en su favor que su tiempo de condena se ha cumplido, que fue absuelta su impiedad recibiendo (castigo) de la mano del Señor por partida doble a causa de todos sus pecados”.
3. Una voz proclama: “En el desierto trazad el camino del Señor. Levantad en el sur (literalmente “en Arabia”) una vía para nuestro Dios.”
4. Por cada desfiladero ascenderá. Todo monte y cima desmontarán para que el terreno malo sea aplanado y los escarpes se conviertan en un ancho (y fertil) valle (lit. la “Bequá”, región del Líbano”).
5. “Se mostrará el esplendor del Señor y el conjunto de todos los humanos (y animales pues lit. es “toda carne” o “todo cuerpo”) lo verá”, así habla la boca del Señor.
6. Surge una voz y clama: “¿Qué proclamaré? (Que) todos los seres son hierba y que todo lo más que pueden ofrecer es una flor campestre.
7. La verdura se seca y la flor se marchita cuando el Espíritu (o el viento o el aliento) del Señor sopla pues (esa) verdura es el pueblo (de Dios).
8.Secóse la hierba, se marchitó la flor pero la Palabra de nuestro Dios siempre queda.
9.Escalad a la cumbre, ¡oh gentes de Sión! Proclama con tu vozarrón una y otra vez, ¡oh gentío de Jerusalén! Sin miedo decid a las ciudades de Judá que aquí está vuestro Dios.
10. Aquí está con poderío el Señor. Llegará para que los suyos (lit. “su semilla”) reinen por Él. Hele aquí con su premio. Su obra está en su presencia.
11. Cual pastor cuida su ganado: en su pueblo reúne a los jóvenes; en su pecho porta a los bebés y (los) guía.”
12. ¿Quién sondeó con la palma de la mano el mar y con su puño el cielo midió? Todo está en una medida (de tercio). La tierra es polvo. Pesó los montes con pesas y los collados con una romana.
13. ¿Quién calculó el Espíritu del Señor? El ser humano es SU soto. (Dios) le alecciona.
14.¿Con quién se formó y (quién) le tuvo por hijo y le aleccionó en el arte del derecho para enseñarle el sentido?¡Él (fue quien) nos hizo aprender a nosotros el camino de la inteligencia!
15. ¡Si son los pueblos como humo (¿de ofrenda? o bien hay aquí un hapax que vaya Vd. a saber qué quiso decir en su tiempo) de un caldero y cuentan como polvillo en una romana! ¡Si las islas son un granito que Él hace surgir!
16. El Líbano no es bastante (madera) para un fuego y la fauna que contiene no llega ni para una ofrenda.
17.Todos los hombres (que NO son del pueblo de Dios) son como nada; parecen una nadería. Como algo hueco son considerados por Él.

Fue nuestra primera lectura de hoy.

Anuncios

Salmo de Adviento

El salmo 79/80 tiene una faceta penitencial cuyas dificultades de traducción son de nivel medio si tomamos la versión masoretica. Como regalito de San Nicolás se la ofrezco a todos ustedes:

2.¡Oh pastor de Israel,escucha!
Pues (como) un rebaño es (la estirpe de) José
y tu escaño son los seres más poderosos (es decir,los QUERUBES):
¡Que se te vea!
3. En favor de Efraín, Benjamín y Manasés (Efraín y Manasés son hijos del casto José; Benjamín es el hermanito pequeño que le salvó de ser muerto por los otros hermanos envidiosos) … ¡Demuestra tu coraje!¡Ven a librarnos!
4.¡Oh Dios, que vuelva a brillar (cf. Num6,25) tu rostro sobre nosotros para librarnos!
5.¡Oh Señor Dios Todopoderoso!¿Hasta cuándo estarás quemado? Tu pueblo te reza…
6.Nos has dado a comer un pan de lágrima y con llanto por triplicado es que nos hiciste beber.
7.Suscitas discordia entre los que (aquí) habitamos. Nuestros enemigos se ríen de nosotros.
8.¡Oh Dios Todopoderoso, que vuelva a brillar tu rostro sobre nosotros para librarnos!
9.Una vid de Egipto has traído. Arrancaste pueblos para plantarla.
10.La plantaste en su sitio de ella, arraigaste sus raíces y llenaste un país.
11. Montes de sombra formaban feraces y sus brotes son los cedros de Dios.
12.Exportaste su cosecha hasta el mar y hasta el Nilo (o el Éufrates, fraseología imperial mesopotámica “desde el mar hasta el río”) sus frutos.
13.¿Por qué tiraste su valla? La devoran todos los rebaños de la cañada.
14.Hoza en ella el jabalí y la alimaña del campo la consume.
15.¡Dios todopoderoso! Vuelve, mira desde el cielo y ve: ¡Visita esta viña!
16. Es una vid que fue plantada por tu diestra para el hijo tuyo que criaste fuerte y sano.
17.La incendió el que la podaba. Como castigo ante Ti perecerán.
18.Sea Tu mano sobre el hombre, tu diestra sobre la estirpe de Adán, el que criaste para Ti.
19.No nos apartaremos de Ti. Nos harás revivir…
En Tu Nombre te invocaremos.
20.¡Oh Señor Dios Todopoderoso, que vuelva a brillar tu rostro sobre nosotros para librarnos!

Algunas cosas:

– Este salmo utiliza una colección amplia de nombres divinos: YHWH (Señor), ELOHYM (Dios), Sebaot (huestes o mesnadas). Incluso se encuentra aquí la combinación ELOHYM Sebaot ( que yo he traducido con la 70 griega como “Dios Todopoderoso”) menos frecuente que la de YHWH Sebaot.

– Lo del jabalí que destroza no solo es un problema de plaga agrícola: es una auténtica profanación porque el jabalí es, como el cerdo, animal impuro para la cultura judía.

– Lo del “PAN de lágrima” da pena pero es una imagen poética muy fuerte que, para los cristianos, tiene fuertes connotaciones eucarísticas. Por cierto que las letras en hebreo para “Adán”,”sangre” y “lágrima”son parecidísimas.

– etc .

Añade aquí, por favor, querida lectora o querido lector todo lo que quieras porque este salmo está lleno de connotaciones.

¡Feliz Adviento 2017!

 

Amor de padre

Ya hablé en otras entradas de las  entrañas de misericordia (raíz rHm). Hoy, 1 noviembre, todos somos hermanos de Padre y toca la raíz Hbb. Lo dice el apóstol: “habiby”, o sea, querido(s) mío(s). Así que aquí va mi versión en español de la Peshitta que nos ofrece el venerable profesor Kiraz de 1Jn 3,1-3 en http://cal1.cn.huc.edu/

Solo para sus ojos:

Mirad qué copioso es el amor del Padre para con nosotros que nos ha llamado hijos e incluso nos ha cuidado porque este mundo no nos reconoce: ¡Ni siquiera a Él le reconoce!
Queridos míos:
De momento hijos somos de Dios pero aún no está claro lo que en el futuro seremos. Sí sabemos que se verá que somos parecidos a Él y que le contemplaremos tal cual es.
Todo el que tenga esta esperanza, se queda limpio porque el que limpia es Él.

He optado por traducir en el verso 1 por “cuidar” o “servir” el verbo (bd, el de siervo, porque me parece no solo más rompedor que Dios nos sirva (inversión de valores, típica del NT) sino porque encaja mejor con la explicación que da a continuación el verso 1: somos los huérfanos de un mundo que reniega de nosotros pero ahí tenemos Quien nos cuida. Las otras traducciones que he visto de Peshitta son más timoratas y emplean el verbo (bd en su acepción de “fabricar”. Dicen: “Él nos ha creado”. No es la primera y básica connotación que llega a la cabeza al leer/traducir esa raíz. Las versiones latinas y griegas dicen: … “hijos y lo somos”. Sacamos pecho y no es para menos porque Alguien, como dice el verso 3, nos asea hasta dejarnos impólutos … ¿por el agua y/o con fuego?

 

 

 

El menú del convite.

En Isaías 25,6 (lo primerito a leer este domingo 28 de tiempo ordinario del ciclo A) se incluye el menú del convite escatológico: “manjares suculentos”,”enjundiosos”, etc. No sé si está claro. Traduzco más literalmente el texto hebreo:

un convite de grasas, un festín de (vinos) crianzas

grasas de tuétano, crianzas sin poso.”

Es una dieta más bien hipercolesterolémica pero así era la vida hasta hace unos 200 años: casi toda la energía era de origen animal o humano. Y aún así se me ha perdido en la traducción un juego de palabras casi intraducible porque “grasas” y “crianzas” suenan parecido: “shmanim” y “shmarim”, respectivamente. Pensé en algo así como “sebos de panza y vinos de crianza” pero me parecía poco serio.

La versión griega se aparta de la versión hebrea, de la latina y de la siriaca porque no describe el menú sino el ambiente de la fiesta:

Hará el Señor Sabaoz (que) todos los pueblos sobre ese monte beban (con) alegría,

que beban vino, que se unten óleos“.

 También es una imagen muy bella y alegre. Si los lectores cristianos ven una metáfora eucarística en el festín, la versión griega es como si la expandiera hacia otros signos del bautismo, de la confirmación, etc. Lo que pasa es que lo de untarse óleos a veces tiene también connotaciones funerarias. Recordemos a la mujer inolvidable que ungió a Jesús gastándose un dineral …  Pero ¿por qué esa diferencia entre la versión griega y las otras?

El caso es que la exégesis judía tradicional va por otros derroteros:

http://www.chabad.org/library/bible_cdo/aid/15956#showrashi=true

Pero, como diría Shahrzād,en otro día continuaremos la historia … si Dios quiere.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los viñadores son los profetas.

Confieso que Isaías es mi libro preferido. El canto de la viña me fascina. La palabra “viña” lleva la raíz “krm”. Por cierto que, en árabe, es la misma raíz que para uno de los atributos de Dios: al Karym, o sea “El noble”. ¿Tendrá algo que ver?¿Hay motivo para la polisemia? Seguro que sí pero solo Dios sabe el porqué. Lo que está claro es que “krm” es una de las palabras claves y aparece tal cual en la versión en siriaco. La viña de Mateo 20 conecta con Isaías 6.

Si eso es así, entonces la viña es el pueblo. ¿Quiénes son los viñadores? No son ángeles: esos son los administradores que distribuyen la paga. Y ¿por qué el Señor tanto ir a la plaza, al zoco, a buscar trabajadores? No le interesa, en principio, combatir el paro: lo que le interesa es la viña, o sea la gente, que esté lo mejor atendida. Por eso busca trabajadores una y otra vez: para sacar lo máximo de su pueblo. Solo hay uno que da lo mejor a la viña: es Cristo.

Cristo es el trabajador de la ultimísima hora. Antes que Él, mucho antes, en la noche de los tiempos, la viña tuvo como viñadores a Abraham y Moisés. Después, el Señor buscó los profetas de antes del exilio: es la hora tercera. A la hora sexta, llegaron los de después del exilio en Babilonia. Y el último es el primero, es decir, Jesús es tanto (o más) que Moisés.

 

Hay amores y amores.

La epístola de hoy tiene solo 3 versículos. Romanos 13,8-10 en nuestras traducciones solo usa “amor” y sus derivados. Es una palabra de amplio espectro: se usa para amigos, amantes y hermanos. Lo mismo le pasa a la versión griega (agape, η αγαπη) y latina (dilectio). La versión siriaca, lengua semítica, supuestamente bárbara y salvaje (como el árabe, según algunos) hila más fino. En los versículos 8 y 10 emplea derivados de ܚܒ que es también polisémica (hay que reduplicar la “b” final para que sean 3 letras): por ejemplo, en el lenguaje diplomático del II milenio a.C.  (archivos de Tell Amarna https://es.wikipedia.org/wiki/Cartas_de_Amarna ) esa misma palabra llegaba a cubrir el ámbito semántico que empleaban los reyezuelos de Oriente Próximo para expresar su afectísima relación con el poderoso faraón egipcio de turno y pedirle refuerzos frente a unos disruptivos “habiru” (¿quiénes serían?).

Sin embargo el versículo central de nuestra lectura de hoy, el 9, en la Peshitta siriaca emplea otra raíz ya conocida por nosotros: “rHm“. Eso ya es otra cosa. Como hemos dicho en anteriores entradas, la palabra se corresponde con el mundo las entrañas (las de misericordia y las otras). A veces se traduce como “caridad”. Por tanto, una traducción libre, aunque fiel a las connotaciones semánticas de las palabras utilizadas en la versión siríaca, quedaría para la segunda mitad del versículo 9 de la siguiente forma:

Si hay algún otro mandato, en esta sentencia se cumple (literalmente “se pacífica”, el verbo está derivado de la raíz “shalom”): que ames -como una madre- al que tienes al lado como si fuera tu propia alma.

Hoy he traducido “nafsh” con el significado de “alma”: es para llevar la contraria a las traducciones convencionales … y también a mi mismo, o sea a mi alma (véase la entrada del anterior domingo).

 

 

Sed de Dios y sed de agua.

El salmo 62 (o 63) que se lee este domingo se traduce muchas veces con el sentido metafórico de que Dios es una bebida para el alma y una comida para el estómago. Es una forma de verlo. La preposición “l” en lenguas semíticas admite también un sentido causal: no solo se tiene sed de Dios dentro de los muros del convento. Se puede dar otra situación: si estamos refugiados en un sitio inhóspito por causa de la persecución o del servicio a los pobres,  podemos tener sed y hambre POR culpa de Dios.

Además “nafshí” se traduce no solo como “mi alma”. Otra traducción posible es “mi ser”. Platón y su dualismo alma-cuerpo no casan bien con la antropología bíblica más tradicional, menos helenizada.

Solo para sus ojos, mi versión del salmo 62 (63) a partir del texto hebreo:

1. Señor, Tú eres mi Dios, por Ti estoy en vela, sufriendo hambre y sed en una tierra reseca: desfallezco sin agua.

2.Y es que, en lugar sagrado, Te vi y contemplé Tu fuerza y esplendor.

3.¡Qué buena es Tu magnanimidad con los seres vivos! Mis labios Te ensalzan.

4.Te ofrezco mi vida; aplaudo Tu NOMBRE,

5.que ya me saciaré de leche y mantequilla y (con) mis labios risueños mi boca Te dirá: “¡Aleluya!”.

6.Si Te recuerdo en mi catre, durante la noche en blanco pensaré en Ti

7.porque fuiste mi auxilio: ¡A la sombra de Tus alas soy feliz!

8.Estoy pegado a Tu lado. Me tienes a Tu diestra.

Y sigue una retahíla de expresiones llenas de odio a los enemigos que no me molesto en traducir.

Por cierto, el verso 8 me recuerda aquello de que “somos las mascotas de Dios“.